Llevando el streaming a la industria automotriz

Streaming es un término que escuchamos más seguido estos días gracias a plataformas como Netflix, Hulu y Spotify. A partir de esto tenemos la idea de que se trata de ver cosas por internet, pero ¿Qué es exactamente? Y ¿Qué tiene que ver con la industria automotriz?

El streaming no es más que poder ver un archivo, bien sea audio o video, directamente desde internet sin necesidad de descargarlo a nuestra computadora o Smartphone. Al no quedar nada almacenado en nuestros dispositivos, se evitan problemas de plagio y piratería. Esta tecnología tiene muchas aplicaciones que están siendo llevadas al sector automotriz

Según encuestas realizadas, el 75% de las personas menores de 35 años están de acuerdo con la idea ver su vehículo vía streaming desde el concesionario antes de realizar la compra. Sin duda alguna, las compras de automóviles no se realizan vía internet como si se tratara de la compra de una franela o un juguete, pero el entorno digital sigue siendo la herramienta de preferencia de los “millennials” para muchas cosas.

Si bien el servicio streaming no se está utilizando para realizar ventas de autos, sí se está utilizando para el alquiler. Con un ejemplo es más sencillo de entender: La firma Cadillac cuenta desde el 2017 con Book by Cadillac, lo cual no es más que un catálogo de coches los cuales puedes ver y alquilar por 1600 euros mensuales; es como un Netflix o Spotify pero de vehículos. Aunque por ahora el plan no es desplazar el método convencional de la venta de autos, es un paso para dar a conocer los modelos de la firma.

Además de Cadillac, firmas como Porsche, BMW y Audi también están comenzando a hacer uso de esta tecnología.

Leave a Reply