México se ha caracterizado por la solidez en su industria automotriz y de las autopartes, fue aproximadamente desde 1960 que este sector empezó a crecer, y desde entonces no se ha detenido. El año 2018 no ha sido excepción. Es pertinente recordar que este año ha sido decisivo para el país debido a las elecciones presidenciales y las negociaciones en torno al tratado de libre comercio, esto ha significado cierta inestabilidad, pero nada lo suficientemente grave ha ocurrido para trastornar al sector automotriz. Se podría decir que desde el 2017 México está superando sus propios límites de fabricación y ha llegado a su punto más álgido en 2018.

Increíblemente, México está compitiendo en la producción del sector automotriz y de las autopartes con países que llevan años de trayectoria en esto como lo son China, Estados Unidos, Japón, Alemania y Corea del Sur, y además se está acercando bastante a sus cifras de producción. Para el 2017 se reportó que México estaba fabricando más automóviles que sus dos vecinos norteamericanos, Canadá y Estados Unidos; y se encuentra desde hace más de 4 años por encima de la cifra de producción de países europeos como Francia y España.

Este año, a pesar de la presión impuesta por Estados Unidos, las cifras de producción son sorprendentes. Se fabricaron un 13% más de automóviles con respecto al 2017; y además es un porcentaje enorme en este sector, ya que generalmente el crecimiento anual en la industria automotriz es del 2.3%. México sigue manteniendo su séptima posición en la lista de los diez principales países productores de automóviles, y se está acercando rápidamente a la cifra de producción de Corea del Sur, con una diferencia mínima de menos de 50.000 autos producidos anualmente. Sin duda alguna, México se está abriendo camino entre los grandes en la industria automotriz y de las autopartes.