En sus inicios, los motores diésel eran ruidosos, lentos y contaminantes; esto les dio una terrible fama. Actualmente, gracias a los avances de la tecnología y la ingeniería, los motores diésel son una de las opciones más resaltantes en el mercado cuando se considera la idea de comprar un automóvil. Las emisiones tóxicas que estos causaban se disminuyeron, son más eficientes en cuanto al uso del combustible y son mucho más potentes y veloces.

Si. El motor diésel funciona por un proceso denominado autoinflamación cuyo principio es la compresión del aire; mientras que un motor de combustión interna, también conocido como motor de gasolina, funciona a través de la explosión del combustible generada por una chispa. Todo esto se reduce en un menor desgaste de las partes del motor comparado con el motor de gasolina.

Los motores diésel son utilizados generalmente en la maquinaria pesada para remolcar y cargar, ya que producen más torque con menos revoluciones. En cuanto a aceleración, tampoco tienen nada que envidiarle a los motores de gasolina, e incluso pueden llegar a ser mucho más rápidos.

Los vehículos con este tipo de motor pueden recorrer el doble de distancia que un motor de gasolina con la misma cantidad de combustible. Esto también significa que las emisiones de humo se reducen significativamente y se vuelven menos contaminantes.

Los motores diésel siempre han sido más costosos que los motores de gasolina, esto es debido a que son más difíciles de fabricar, y en la actualidad esto se mantiene. Sin embargo, el precio se ve compensado en la durabilidad del motor y en el ahorro de combustible.